Secretos de emprendimiento que enseña Carolina Herrera

395
Fotografía: Pixabay.

¿Cómo pudo crear un negocio de talla internacional en el mundo de la moda una persona que no sabía de costura?

Alecia Ortiz / Julio-diciembre 2017


Todo programa de emprendimiento se refiere a las competencias asociadas a la idea de negocio, de manera que haya mayores probabilidades de éxito con el desarrollo de esas competencias. ¿Sabía el lector que la reconocida diseñadora venezolana Carolina Herrera, en entrevista para la revista Hola, comentó que no sabía coser? ¿Cómo pudo hacer un negocio de talla internacional en el mundo de la moda una persona que no sabía de costura?

El caso de Carolina Herrera deja claro que las competencias asociadas al negocio no están a simple vista, que las ideas de negocio no siempre son lineales y que es hora de empezar a ver los negocios desde diferentes perspectivas.

  1. La identificación real de la idea del negocio y del concepto. En el caso de Carolina Herrera, la costura en sí misma no era el negocio, sino la actualización de un estilo que se reconoció como referencia de buen gusto a lo largo del tiempo. La historia de sus inicios muestra que la combinación de clientes, propuesta de valor y canales construyeron las vías de ingresos de esta casa de moda. En otras palabras, no bastó con el diseño y la confección de los trajes. Había que añadir la selección de las telas, la calidad de los acabados y un acertado canal para el segmento escogido.
  1. El aprendizaje y la actualización como competencias clave. Buena parte de los emprendedores en el área de la moda se plantean los mismos paradigmas: buscar telas que puedan incluir sin problemas en las estructuras de costos y buscar expertos en costuras. Tales paradigmas se alejan del cliente, quien, más que productos o servicios, quiere experiencias, emociones y formas de vida. Posiblemente, cuando comenzó esta diseñadora, la experiencia estaba centrada más en la pasarela que en las piezas. Ahora, la experiencia es llevar un traje que tiene reconocimiento mundial y que es usado en el mundo del espectáculo. Adicionalmente, Carolina Herrera inició su negocio en una etapa de madurez personal: el éxito no está en la edad.
  1. La visión de conjunto o la cualidad de identificar esquemas de funcionamiento de los negocios. Dadas sus relaciones, el conocimiento de su ambiente donde se crio (la alta sociedad venezolana) y su exquisito gusto por la moda, además del apoyo de su familia (su esposo es especialista en moda), los factores clave de éxito no estaban en el diseño de la ropa, sino en las conexiones en la industria para llamar la atención en los eventos y las comunicaciones. Esta diseñadora empezó a hacer su marca personal en los eventos de la alta sociedad, desde Venezuela hasta los puntos clave de la moda, como París y Nueva York. Lo que la animó a lanzar su primera colección fue su reconocimiento como ícono de la moda y el buen gusto en el medio.
  1. Ver factores clave de éxito que no se ven a simple vista. Entender los factores clave de éxito del negocio puede marcar la diferencia entre una idea que funciona y otra que fracasa. Algunas veces estos factores pasan inadvertidos, como la inteligencia emocional para establecer relaciones con el sistema cliente o establecer propuestas de valor que el cliente aprecie, que van más allá de los productos y servicios. Usualmente esos intangibles que se entregan de manera atemporal y personalizada invitan a los segmentos de clientes a desear lo que la idea ofrece.
  1. Las competencias estratégicas para formar el equipo y hacer que funcione a lo largo del tiempo. Las entrevistas con Carolina Herrera y sus allegados sugieren la firmeza, la rectitud y la disciplina que esta diseñadora emana en su equipo de trabajo. Su liderazgo inspirador y motivador ha hecho que su equipo funcione como un conglomerado armonizado, donde cada papel sustenta y funciona con el siguiente. La calidad de sus presentaciones, así como el acabado de sus piezas, hablan de una sincronización en los procesos: «ellos saben cómo trabajo».

La comunicación, la empatía, la vivencia de los valores, la negociación, el mercadeo y la visión conjunta hablan de cómo los equipos pueden trabajar y entender el todo, para lograr un liderazgo efectivo, no solo en el entorno interno del negocio, sino en su posicionamiento con todo el sistema cliente (aliados, proveedores, Estado, comunidad). Con este caso se puede decir que la idea de negocio, cualquiera que sea, será exitosa en la medida en que se entienda el concepto de lo que hay que hacer para enamorar al sistema cliente.


Alecia Ortiz, mentora de Emprende, programa de formación de emprendedores del IESA / @AleciaortizMBA