Jon Badiola: un gerente y un líder responsable

2772
Fotografía: Business Venezuela.

Con la temprana partida de Jon Badiola se va uno de los mejores gerentes que tuvo el sector privado venezolano en los últimos treinta años, comprometido con su organización, con su gremio y con la sociedad.

Alejandro E. Cáceres / 24 de mayo de 2021


 

Acaba de fallecer Jon Badiola, presidente de Cargill de Venezuela entre 2010 y 2016, y miembro del Consejo Directivo del IESA. Si hay dos cualidades que se pueden mencionar de la primera impresión que causaba Jon, esas son gravitas y sencillez, difíciles de encontrar en combinación, pero que pueden potenciar sustancialmente el liderazgo de un gerente, como fue el caso de Jon Badiola.

Jon egresó como ingeniero electricista de la Universidad Central de Venezuela (UCV) a mediados de los años setenta, luego de cursar estudios en la Universidad Politécnica de Madrid. Comenzó su vida laboral en el entorno académico de la UCV como profesor y con aspiraciones de hacer un doctorado. Sin embargo, el destino se vio trocado cuando su suegro le llamó a formar parte de su empresa de consumo masivo La Torre del Oro, cuyos aceites y mayonesas, entre otros productos de su cartera, la hicieron una marca de grata recordación para los venezolanos. Así arrancó, a comienzos de los ochenta, una estelar carrera corporativa más de tres décadas.

Como parte de la ola de fusiones y adquisiciones que ocurrió en Venezuela en la década de los noventa, La Torre del Oro fue adquirida en diciembre de 1990 por la multinacional estadounidense Cargill, una de las mayores empresas de su sector en el mundo, que integra actividades en alimentos, agricultura, nutrición y gestión de riesgos. Jon tendrá un papel importante en esta negociación y, de hecho, en un movimiento inusual para un miembro de la familia que controla la empresa adquirida, pasa a formar parte de Cargill, en la cual hará carrera por más de dos décadas, hasta llegar a la posición más alta de la organización en Venezuela.

Además de sus exigentes responsabilidades en el ámbito empresarial, el compromiso gremial y social de Jon le llevó a mantener posiciones activas y de responsabilidad en la Asociación de Industriales de Aceites y Grasas Vegetales (Asograsas), la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (Venamcham) y la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), en las cuales fue miembro de junta directiva o presidente. Su compromiso social se puso también de relieve al impulsar iniciativas de responsabilidad social en Cargill, de gran alcance para sus empleados y el resto de la sociedad, y al participar como presidente en la Alianza Social de Venamcham.

Como lamentablemente es tan común en los gerentes Jon escribió poco teniendo tanto que enseñar. Sin embargo, queda para la posteridad un texto de pensamiento gerencial imprescindible para cualquier gerente que desee liderar exitosamente una empresa en entornos complejos, y que fue publicado en Debates IESA en 2017 con el título «¿Cómo mantener la continuidad operativa de la empresa? La experiencia de Cargill».

Con la temprana partida de Jon se va uno de los mejores gerentes que tuvo el sector privado venezolano en los últimos treinta años, comprometido con su organización, con su gremio y con la sociedad. Encarnó el lema del IESA, la escuela de gerencia a la cual tanto esfuerzo y compromiso dedicó: un gerente y un líder responsable.


Alejandro E. Cáceres, profesor del IESA.