¿Están volviendo los venezolanos que emigraron? Entre mitos y datos

994
Un hombre salta la valla en la frontera entre Estados Unidos y México. Fuente: captura de pantalla de YouTube.

La crisis migratoria venezolana lleva casi siete años en el centro de atención. Pero ha surgido un fenómeno silencioso: la migración de retorno. Es necesario esclarecer si son casos aislados o está ocurriendo un retorno masivo, quiénes están regresando y en qué condiciones, y si el retorno es temporal o permanente.


Hay 7,23 millones de venezolanos dispersos en todo el mundo, según la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V, por su sigla en inglés). De ellos, el 84 por ciento reside en países de América Latina y el Caribe, y el 16 por ciento restante, principalmente en Estados Unidos y Europa. Las autoridades de cada país comparten las cifras utilizadas por la Plataforma R4V para gestionar estadísticas sobre refugiados y migrantes.

Un grupo importante de los migrantes se encuentra en situación irregular en sus países de acogida, debido a que no han logrado acceder a un documento que autorice su estancia regular en el país, bien sea temporal o permanente. Hasta abril de 2023 se habían emitido 4,32 millones de permisos de residencia y estancia regular, hay un millón de solicitudes de refugio pendientes y apenas 211.000 venezolanos han sido reconocidos oficialmente como refugiados.[1]

La mayor parte de esta migración se registró entre los años 2017 y 2020, cuando una emergencia humanitaria compleja devastó las condiciones de vida de los venezolanos y ocasionó un éxodo masivo de la población. Esta situación no solo implicó un cambio radical en las tendencias migratorias de Venezuela —que históricamente había recibido y acogido a inmigrantes—, sino también representó un enorme golpe para la demografía y la identidad venezolana: en menos de una década, uno de cada cinco venezolanos ha abandonado el país.

La crisis migratoria venezolana ha sido constante durante los últimos seis años, pero, a partir del año 2020, se ha ido transformando: desaceleración y reaceleración de la intención migratoria, cambio de preferencias de los países de destino e incremento gradual de la migración de retorno.

 

La situación de los migrantes venezolanos: ¿detonante para el retorno?

En octubre de 2022, la Plataforma R4V publicó su Análisis regional de necesidades de las personas refugiadas y migrantes, que presenta las condiciones de vida y las necesidades de atención de las personas migrantes y refugiadas venezolanas en 17 países de América Latina y el Caribe, que concentran el 84 por ciento de la migración venezolana.[2]

Para octubre de 2022, el 73,4 por ciento de los migrantes venezolanos en la región estaba constituido por personas con necesidades (PIN, por su sigla en inglés). PIN es un término que se usa en el ámbito humanitario para describir a personas cuyos estándares de vida —seguridad física, derechos básicos, dignidad, condiciones de vida, medios de subsistencia— están amenazados o se han visto vulnerados, y no pueden reestablecerlos sin algún tipo de asistencia adicional, debido a que su acceso a los servicios básicos es insuficiente. El concepto se refiere a personas con necesidades extremas: de ayuda humanitaria, de refugio, de ayuda para el desarrollo, de protección.

El alto porcentaje de PIN entre los migrantes venezolanos en América Latina indica que padecen una gran vulnerabilidad en sus países de acogida y que la salida de Venezuela no ha resuelto integralmente sus problemas. De hecho, los cinco países con mayor presencia de migrantes venezolanos tienen un PIN superior al cincuenta por ciento: Brasil (82 por ciento), Colombia (80), Ecuador (78), Perú (65) y Chile (59). Además, casi la mitad de los migrantes venezolanos tienen necesidades en dimensiones esenciales como salud (57 por ciento), alimentación (53), alojamiento (53), educación (47) e integración (65), entre otras.[3]

 

Migrantes venezolanos con necesidades en América Latina, por países de acogida
(miles de personas)

País Migrantes Migrantes con necesidades Porcentaje
Brasil 365,4 298,3 81,6
Chile 448,1 264,8 59,1
Colombia 2.480,0 1.990,0 80,3
Ecuador 502,2 389,6 77,6
Perú 1.490,0 966,2 64,8
Caribe 201,2 169,6 84,3
Centroamérica y México 257,6 148,3 57,5
Cono Sur 212,6 141,7 66,6

Fuente: Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) (2022). Análisis de necesidades de refugiados y migrantes. https://www.r4v.info/es/document/rmna-2022-analisis-de-necesidades-de-refugiados-y-migrantes, pág. 10.

 

La vulnerabilidad de los migrantes venezolanos se relaciona con la creciente inestabilidad económica en América Latina y el Caribe. El mercado laboral —especialmente en el sector informal, donde está empleada la mayoría de los migrantes—, no se ha recuperado por completo de los efectos de la pandemia, que ha ocasionado pérdida de empleos o disminución de ingresos. Además, acontecimientos globales como las tensiones en las cadenas de suministro y la invasión rusa a Ucrania han aumentado la inflación en todo el mundo.[4] Esto ha afectado tanto a la población local como a los migrantes, con un impacto significativo en áreas esenciales como alimentos, energía, alquileres y medicamentos.

La competencia por puestos de trabajo, plazas escolares, viviendas y servicios entre las comunidades de acogida y los migrantes venezolanos ha aumentado en ocasiones las tensiones sociales y ha puesto a prueba la solidaridad que caracterizó los primeros años de la crisis migratoria. Si bien los países, las comunidades y los ciudadanos de América Latina han mantenido en gran medida su apoyo, cada vez más los actos de xenofobia, discriminación y violencia hacia venezolanos refugiados y migrantes han socavado el tejido social de la región.[5]

 

¿Están regresando los venezolanos?

A partir del año 2020, en el contexto de la covid-19, el debate sobre el retorno migratorio a Venezuela comienza a hacerse presente en la opinión pública. Los testimonios «boca en boca» de personas que estaban regresando y los primeros reportes sobre flujos de retorno generaron varias interrogantes entre los analistas y el público en general. ¿Son casos aislados o realmente los venezolanos están retornando masivamente? ¿Cuántos han retornado y cuál es el perfil de quienes lo han hecho? ¿En qué condiciones regresan? ¿Su retorno es temporal o permanente?

El cálculo del número de retornados constituye un desafío significativo, debido a la ausencia de estadísticas oficiales sobre los movimientos migratorios de salida y entrada a Venezuela. Hasta ahora, el Estado no ha reconocido oficialmente el número de migrantes. A pesar de la falta de datos publicados, las autoridades gubernamentales aseguran que hay un retorno masivo de venezolanos. Sin embargo, las cifras proporcionadas por varios portavoces del Estado son a menudo contradictorias entre sí y carecen de fuentes verificables.

El 24 de septiembre de 2022, durante su intervención en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, el excanciller de Venezuela, Carlos Farías, afirmó que el sesenta por ciento de los migrantes venezolanos habían retornado al país, huyendo de los malos tratos y la persecución de la que son víctimas.[6] Sin embargo, esta cifra no ha sido respaldada por alguna fuente oficial o extraoficial. En esa fecha, la Plataforma R4V reportaba que 6,8 millones de migrantes venezolanos se encontraban fuera del país, lo cual implicaría que unos cuatro millones de personas habrían regresado a Venezuela: una cifra que ninguna fuente puede confirmar.

En enero de 2023 el nuevo canciller, Yván Gil, afirmó durante una entrevista que más de 300.000 venezolanos habían regresado voluntariamente al país desde el año 2020. Además, según cifras proporcionadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, desde el año 2018, 29.124 venezolanos han regresado al país con el apoyo del «Plan Vuelta a la Patria» (PVLP).[7] El PVLP es una política del gobierno venezolano que ofrece asistencia administrativa, logística y financiera para el retorno voluntario — por vía aérea, terrestre o marítima— de migrantes en situación de vulnerabilidad que carecen de medios para regresar al país. Una vez en el país, los repatriados son incorporados a programas sociales del gobierno. Si se contabilizan los retornos voluntarios con y sin asistencia gubernamental, la cifra oficial asciende a casi 330.000 personas que han regresado al país en los últimos años: un 4,5 por ciento del total de migrantes.

Fuentes independientes confirman que, aunque el retorno migratorio no ha sido masivo, sí ha sido constante. En una encuesta nacional de opinión pública realizada por Equilibrium Cende, el 12,3 por ciento de los hogares declaró que alguno de sus miembros había retornado al país luego de haber emigrado, cifra que representa alrededor de 288.000 hogares (cada hogar puede tener uno o más retornados).[8] Esta cifra guarda cierta correspondencia con lo afirmado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, y sugiere que el número de migrantes retornados a Venezuela desde el año 2020 ronda las 300.000 personas.

 

Hogares venezolanos que reportan algún migrante retornado: agosto-diciembre 2022
(porcentajes)


Hogares encuestados: agosto (1.311), diciembre (1.259).
Fuente: Equilibrium Cende (2022). Encuesta nacional de opinión pública. Sistema Equi Express. Trabajo no publicado.

 

Aunque el número de migrantes que han retornado es aún reducido en comparación con el total de migrantes, este fenómeno ha empezado a ser relevante en el ámbito social y ha captado la atención del imaginario colectivo. Según la más reciente encuesta nacional realizada por Equilibrium Cende, el 69 por ciento de los venezolanos encuestados afirmó conocer a, al menos, algún familiar o amigo que regresó a Venezuela. De este grupo, el 45 por ciento conoce a varios retornados, mientras que el 24 por ciento conoce un caso. Los países que registran mayor cantidad de retornos son Colombia, Perú, Chile y Ecuador, los países con mayores cantidades de migrantes venezolanos. En estos cuatro países el porcentaje de PIN supera el 65 por ciento, por lo que no es sorprendente que muchas personas consideren la opción de regresar a su país de origen o trasladarse a un tercer país.[9]

 

Personas que conocen a algún familiar o amigo que emigró y regresó a Venezuela: abril de 2023
(porcentajes)


Personas encuestadas: 1.275.
Fuente: Equilibrium Cende (2023). Encuesta nacional de opinión pública. Sistema Equi Express. Trabajo no publicado.

 

Al analizar las perspectivas del retorno en el futuro cercano, puede preverse un aumento gradual, pero no masivo. En la encuesta de abril de Equilibrium Cende, el veinte por ciento de los hogares encuestados declaró que algún miembro de su familia que migró tiene la intención de regresar a Venezuela en los próximos doce meses. Este dato respalda la tendencia prevista por la Plataforma R4V, que pronostica un aumento gradual de los movimientos de retorno debido al creciente flujo migratorio desde Colombia y Brasil hacia Venezuela.[10]

El hecho de que un creciente número de migrantes esté regresando a Venezuela, o considere hacerlo en el futuro cercano, no implica que tengan intenciones de permanecer en el país: el 38 por ciento de los migrantes que han regresado a Venezuela tiene intenciones de emigrar de nuevo, mientras que el 37 por ciento aún no sabe qué hará en el futuro.[11] Estos datos sugieren que existen al menos dos grupos de retornados: los que regresan para «probar suerte», y aún no han decidido la duración de su permanencia en el país, y los que regresan convencidos de que su estadía será temporal, para ahorrar dinero y luego emigrar a un tercer destino (principalmente, Estados Unidos).

 

Personas que conocen a algún familiar o amigo que regresó a Venezuela y tiene intenciones de volver a emigrar: abril de 2023
(porcentajes)


Personas encuestadas: 884.
Fuente: Equilibrium Cende (2023). Encuesta nacional de opinión pública. Sistema Equi Express. Trabajo no publicado.

 

¿Qué dicen los retornados?

Desde el último trimestre de 2022 se ha observado un aumento del número de migrantes que regresan a Venezuela para volver a emigrar. Esto se debe a la desaceleración de la actividad económica y a un nuevo episodio inflacionario que ha empeorado las expectativas socioeconómicas del país a corto y mediano plazo. En este contexto, muchos de los migrantes que han retornado consideran que el país todavía no ofrece las oportunidades necesarias para su desarrollo y optan por explorar nuevas posibilidades en un tercer destino.

Un informe publicado en diciembre de 2022 por el Centro de Migración Mixta —una red global de estudio de los fenómenos migratorios— muestra las motivaciones, expectativas e intenciones de los migrantes retornados a Venezuela que permiten comprender su perfil sociodemográfico y sus perspectivas futuras. El 66 por ciento de los retornados encuestados tenía un estatus migratorio irregular en su país de acogida, el 17 por ciento tenía un estatus de protección temporal y menos del seis por ciento eran oficialmente residentes temporales.[12] La mayoría de las personas que regresaron a Venezuela no pudieron establecerse legalmente en el país de acogida, lo que les impedía acceder a una amplia variedad de derechos, bienes y servicios.

El análisis de las razones que llevaron a las personas a abandonar su país de acogida arrojó que solo un 18 por ciento retornaba voluntariamente a Venezuela porque ya había alcanzado sus objetivos en otro país. En contraste, el 71 por ciento de los encuestados mencionó que su retorno a Venezuela lo impulsaron las condiciones de vida que tenía en su país de acogida. Las principales razones mencionadas fueron acceso insuficiente a servicios de salud, educación y vivienda (27 por ciento), imposibilidad de ganarse la vida (26 por ciento), discriminación en el país de acogida (23 por ciento), dificultad para establecerse (22 por ciento) y falta de oportunidades para regularizar su estatus migratorio (18 por ciento).[13]

El Análisis de necesidades de refugiados y migrantes reveló que la mitad de los migrantes venezolanos en América Latina carece de acceso a viviendas dignas, servicios de salud y educación. Además, el impacto prolongado de la pandemia en la actividad económica y en las tasas de desempleo ha hecho más difícil que los migrantes obtengan ingresos y puedan establecerse. Las políticas migratorias recientes que apuntan a la flexibilización de las expulsiones, el discurso político xenófobo y el deterioro de la convivencia en los países de acogida han aumentado la intención de los migrantes venezolanos de regresar a su país.[14]

Tras evaluar las motivaciones del retorno a Venezuela, se observa que los factores emocionales ocupan un lugar predominante. Un 81 por ciento de los encuestados mencionó el deseo de reunirse con familiares y amigos, mientras que un 63 por ciento señaló la nostalgia por el hogar como razones principales para su regreso. En segundo lugar se encuentran los motivos de carácter económico, como la percepción de mejores oportunidades económicas en Venezuela (23 por ciento), el deseo de emprender o invertir en el país (19 por ciento) y la existencia de oportunidades laborales (11 por ciento).[15]

Para comprender la relevancia de los factores emocionales en la decisión de retornar a Venezuela, Equilibrium Cende realizó una serie de grupos focales con personas que habían regresado al país durante los últimos años. Los testimonios de los participantes revelaron motivos profundamente personales que los impulsaron a volver: deseo de reunir a la familia después de las muertes ocurridas durante la pandemia; sensaciones de soledad, tristeza y depresión que experimentaban en el extranjero; dificultades para adaptarse a una nueva cultura, clima y sociedad; y en general, la sensación de sentirse ajenos a su nueva vida.[16]

Al consultar a las personas que han regresado a Venezuela sobre los desafíos que esperan enfrentar, la gran mayoría está consciente de la inestable situación socioeconómica del país y espera afrontar varios desafíos críticos. Las principales preocupaciones son asegurar un ingreso estable (76 por ciento), acceder a servicios básicos como alimentos y agua (57 por ciento), experimentar fracaso y vergüenza por no haber logrado sus objetivos en el exterior (28 por ciento) y acceder a servicios de salud de calidad (23 por ciento).[17]

Los testimonios de los grupos focales también sugieren que las personas que han retornado están conscientes de las barreras estructurales persistentes en Venezuela, como alto costo de vida, dificultad para conseguir empleos bien remunerados y fallas en los servicios públicos.[18] A pesar de ello señalan que han visto algunas mejoras en el país desde que se fueron, como mayor abastecimiento de productos, menos fallas en los servicios públicos, mejoras en el espacio urbano y mayor actividad económica y comercial, entre otras. El mensaje parece ser: «Vamos a darle una segunda oportunidad al país mientras decidimos nuestro futuro a largo plazo».

 

Políticas para el retorno

El retorno de los venezolanos se ha vuelto cada vez más frecuente en la migración hacia América Latina y el Caribe. Aunque el debate actual sobre la migración venezolana se centra en la persistencia de la intención migratoria, el aumento significativo de los venezolanos que transitan por rutas terrestres hacia Estados Unidos a través de Centroamérica y México, y el creciente movimiento secundario entre los países de acogida, no debe pasarse por alto el monitoreo de los flujos de retorno al país.

Dado que se espera un aumento gradual de los movimientos de retorno, es necesario abordar el tema desde dos frentes:

  1. Ampliar la cobertura de los programas de retorno voluntario asistido y reintegración, sean proporcionados por el Estado (como el Plan Vuelta a la Patria) o por agencias de cooperación internacional, con la finalidad de proteger a los migrantes que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad y no cuentan con los medios para regresar a Venezuela y reintegrarse socioeconómicamente de manera autónoma.
  2. Diseñar una política pública sobre el retorno, la readmisión y la reintegración de los venezolanos que han regresado al país o tienen intenciones de hacerlo en el futuro cercano.

Es necesario acompañar el retorno seguro y digno de quienes deseen hacerlo, atender las necesidades humanitarias de quienes llegan en situación de extrema vulnerabilidad y ofrecer oportunidades de desarrollo a quienes llegan con un capital social e intelectual que puede aportar valor diferencial al país.


Verónica I. Medina A., coordinadora regional de Investigación de Equilibrium Cende y profesora del IESA.

Víctor Carrillo, coordinador del Centro de Políticas Públicas del IESA.

Notas

[1] Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) (2023). Refugiados y migrantes de Venezuela. https://www.r4v.info/es/refugiadosymigrantes

[2] Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) (2022). Análisis de necesidades de refugiados y migrantes. https://www.r4v.info/es/document/rmna-2022-analisis-de-necesidades-de-refugiados-y-migrantes

[3] Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) (2022).

[4] Cohen, P. (2022). La guerra de Rusia en Ucrania afecta a la economía mundial. The New York Times. https://www.nytimes.com/es/2022/03/01/espanol/rusia-ucrania-economia-mundial.html

[5] Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) (2022).

[6] Avendaño, S. (2022, 1 de octubre). ¿Es cierto que 60 por ciento de la migración venezolana volvió al país? Efecto Cocuyo. https://efectococuyo.com/cocuyo-chequea/60-de-la-migracion-venezolana-inchequeable/

[7] Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores (Venezuela) (2022). Plan Vuelta a la Patria: 4 años garantizando unión a las familias venezolanas. https://mppre.gob.ve/2022/08/27/plan-vuelta-patria-garantizando-union-familias-venezolanas/

[8] Equilibrium Cende (2022). Encuesta nacional de opinión pública. Sistema Equi Express. Trabajo no publicado.

[9] Equilibrium Cende (2023). Encuesta nacional de opinión pública. Sistema Equi Express. Trabajo no publicado.

[10] Equilibrium Cende (2023).

[11] Equilibrium Cende (2023).

[12] Mixed Migration Centre (2022). Retornando a Venezuela: motivaciones, expectativas e intenciones. https://mixedmigration.org/resource/returning-to-venezuela/

[13] Mixed Migration Centre (2022).

[14] Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) (2022).

[15] Mixed Migration Centre (2022). Retornando a Venezuela: motivaciones, expectativas e intenciones. https://mixedmigration.org/resource/returning-to-venezuela/

[16] Equilibrium Cende (2023b). Grupos focales de migrantes retornados a Venezuela. Trabajo no publicado.

[17] Mixed Migration Centre (2022).

[18] Equilibrium Cende (2023b).