La «economía plateada» emerge como gran negocio en Venezuela

1551
Foto de Tiago Muraro en Unsplash

La población de adultos mayores se está convirtiendo en un mercado relevante en América Latina debido al aumento de la expectativa de vida. En Venezuela este fenómeno se acelera a pasos agigantados por la emigración de los más jóvenes.


La «economía plateada» está dando de qué hablar en América Latina y el Caribe. Su enfoque en las necesidades específicas de los adultos mayores está descubriendo un interesante y gran mercado que hace un par de décadas era absolutamente inexplorado.

Masato Okumura y Juan Pablo López Gross, especialistas del Laboratorio de Innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID Lab), conversaron en un foro virtual de la Red Global Emprende TECH sobre las oportunidades de negocio que ofrece la población de adultos mayores en América Latina. El foro se realizó el 11 de julio de 2023 y fue moderado por Alejandro Izquierdo, del IESA.

 

Necesidades que muchos no ven

Para Masato Okumura la tarea consiste en captar oportunidades de negocios con la tercera edad como cliente objetivo que demanda una impresionante gama de productos, bienes y servicios, muchos de ellos asociados a las nuevas tecnologías.

Okumura sostiene que en el mundo existen necesidades que muchos no ven. Son mercados escondidos hacia donde algunos han dirigido la mirada, pero sin éxito, por múltiples razones, mientras que otros han logrado posicionarse y alcanzar ventas milmillonarias.

 

Economía plateada en cifras

Para dimensionar el mercado adulto mayor en la región, Okumura muestra sus datos:

Setenta millones de personas en la región de América Latina y el Caribe son mayores de sesenta años. Esta cifra se ha duplicado en las últimas tres décadas y va a ser doble en las siguientes tres. En pocas palabras, una de cada ocho personas es mayor de sesenta años. Y en menos de treinta años va a ser una de cada cuatro personas: otra vez el doble.

La tasa de envejecimiento, según las estadísticas de Okumura, será mucho mayor en América Latina que en otras partes como Asia e incluso Europa, que vive ya de cerca esa crisis generacional.

Actualmente el doce por ciento del producto interno bruto va dirigido al gasto en pensiones y salud. Será poco menos del doble para 2050, cuando se espera en torno al 19 por ciento. Según Okumura esto representará, y representa ya, un reto muy grande para la sociedad y para los gobiernos, toda vez que es evidente el envejecimiento del mundo.

 

Adultos mayores: el blanco

Pero la idea de poner el foco en los adultos mayores como objetivo de negocios no implica verlos como enfermos y con limitaciones. Actualmente, la expectativa de vida es mucho mayor:

Podemos vivir más tiempo con buena salud, lo que permite viajar, hacer ejercicios, incluso, muchos son más hábiles que nosotros mismos, y lo más importante quizás es que muchos pueden seguir aprendiendo, trabajando y contribuyendo a la sociedad, más que antes, teniendo 60, 70, 80 y hasta 90 años incluso.

Conocida esta información preliminar, el BID Lab elaboró un mapa regional en 2021 que, además de identificar a 240 actores con negocios dirigidos a los adultos mayores, permitió identificar las cinco tendencias más importantes con respecto a las iniciativas de negocio y precisar las necesidades concretas de esa población objetivo.

La primera tendencia, puntualiza Okumura, es la atención en el domicilio. Este sigue siendo un tema cada vez más frecuente. La segunda es el uso de tecnologías para el manejo de las enfermedades crónicas, fundamentalmente como métodos preventivos.

La tercera tendencia es la hipoteca inversa: un instrumento financiero cuya idea es aprovechar los inmuebles de los adultos mayores, que a esas edades ya deben tener el ciento por ciento pagadas sus viviendas. La institución financiera toma el inmueble a modo de pago y les entrega dinero fresco a los adultos mayores para su día a día. Según Okumura, este instrumento se usa bastante en otras partes del mundo, y ya está entrando en América Latina.

La cuarta tendencia es el apoyo al empleo y la iniciativa empresarial de las personas mayores. El objetivo es reinsertarlos en el mundo laboral y aprovechar sus experiencias profesionales, o ir más allá y guiarlos en sus iniciativas. Por último, la quinta tendencia, que para Okumura es un tema transversal, es la inclusión digital. Aunque muchos mayores conocen las tecnologías de uso más frecuente en el mundo, una gran mayoría no ha querido o no han tenido la oportunidad de acceder a ellas.

Masato Okumura sostiene que la digitalización excluye a la gran mayoría de los ancianos, pues las oficinas a las que acudían en sus rutinas financieras están desapareciendo. Enfrentarse a una oficina virtual, incluso con riesgos de fraude, significa un tropiezo para este grupo etario.

 

Venezuela: un gran mercado

La migración de más de siete millones de venezolanos en edades comprendidas entre 15 y 50 años ha acelerado de manera espectacular la tasa de envejecimiento del país. Según las estadísticas de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), el trece por ciento de la población venezolana tiene hoy más de sesenta años, cuando apenas en la década de los noventa Venezuela hacía gala ante el Viejo Mundo de una potente generación de relevo de cara al siglo XXI.

Venezuela es el país que envejece más rápidamente en América Latina y el Caribe. Según Juan Pablo López Gross la tasa de envejecimiento se adelantó veinte años y ha dejado al adulto mayor solo o al cuidado de algún nieto.

De hecho, López Gross precisa que entre 500.000 y 600.000 adultos mayores viven solos en Venezuela. Su principal sustento son las remesas recibidas o el financiamiento de productos y servicios por familiares desde el exterior. Este escenario de envejecimiento anticipado de la población venezolana plantea nuevos retos de adaptación y vulnerabilidad, dice López Gross, por la falta de sustento, la carencia de oportunidades económicas y la muy limitada oferta de productos y servicios dirigidos a cubrir sus necesidades.

López Gross, que trabaja de la mano con el programa Emprendetech del IESA, advierte que en Venezuela no se ha pensado en la oportunidad de mercado que representa la población de adultos mayores para muchos emprendedores y empresas. Razona que, si bien es cierto que esta población es vulnerable, también ofrece una gran oportunidad.

 

Oportunidades en Venezuela

Para López Gross las oportunidades son variadas: alimentos, medicinas, transporte, servicios de salud, incluso servicios de acompañamiento emocional, pagados en muchos casos por una remesa indirecta, y que puede relacionarse con otro tipo de servicios. Apunta que, si se conecta con la remesa, esta oportunidad de mercado puede resultar tremendamente atractiva.

El experto del BID saca sus cifras y explica que en los últimos años Venezuela ha recibido cerca de 4.200 millones de dólares en remesas: un crecimiento de un 75 por ciento. Prácticamente, el 83 por ciento de los hogares venezolanos ha recibido dinero por esta vía desde el exterior.

El mercado de los seguros de salud también se está moviendo. López Gross identifica varias iniciativas que han tratado de pivotar y mejorar sus productos para que la persona mayor de sesenta años pueda ser cubierta por el familiar que está en el exterior. Asimismo, algunas fintechs podrían trabajar con billeteras digitales para hacer más fácil esa ayuda del familiar desde la diáspora.

Masato Okumura y Juan Pablo López Gross perciben un mercado floreciente de adultos mayores que, de ser bien explorado y explotado, podría abrir grandes oportunidades de negocios. Es un movimiento global dirigido a este grupo objetivo que está siendo captado en varias latitudes del mundo.

Iniciativas que atienden a la economía plateada

  • NudaPro (Uruguay) maneja una alternativa de financiamiento para mayores enfocada en la hipoteca inversa.
  • Maturi (Brasil) se dedica a la búsqueda de trabajo y capacitación laboral para personas mayores. Las inserta en el mercado de trabajo y aprovecha el potencial profesional de la tercera edad.
  • AnaCare (México) se dedica a la captación de cuidadores y la creación de plataformas de servicios.
  • Qui Inc (Japón y Brasil) atiende la prevención de enfermedades de los ojos en comunidades indígenas.
  • NoPausa (Argentina) ofrece servicios integrales para superar los retos de la menopausia.
  • Pillohealth (Estados Unidos) es un compañero de salud digital proactivo y seguro. Simplifica las rutinas sanitarias más complejas mediante una combinación de inteligencia artificial adaptativa y equipos cuidadosamente diseñados.
  • PapaPal (Estados Unidos) es una plataforma que conecta a sus afiliados y familiares con personas reales para ayudar, acompañar, realizar tareas diarias, transporte y otros servicios. Se le llama conexión humana vital.
  • Mi Hijo Suplente (Venezuela) brinda servicio de acompañamiento al adulto mayor o a personas que requieren asistencia en actividades tanto cotidianas como extraordinarias.
  • Coco (Venezuela) es una plataforma digital para enviar alimentos y medicinas a familiares en Venezuela, dirigida especialmente a adultos mayores.
  • Helena Schargel (Brasil) confecciona ropa íntima para mujeres maduras.
  • Tenlove (Chile) es una aplicación de citas para adultos mayores de cincuenta años. La idea es conectar adultos con intereses similares.

Érika Hidalgo López, periodista.

Suscríbase aquí al boletín de novedades de Debates IESA.