Las empresas venezolanas piensan en transformación digital, pero no dan pasos para avanzar

947

Los resultados del sondeo realizado por el BID con la colaboración del IESA mediante la herramienta Chequeo Digital muestran que la mayoría de las empresas venezolanas reportan un nivel experto en adopción de tecnologías y habilidades digitales.


Casi el sesenta por ciento de las empresas venezolanas realizó al menos una iniciativa de innovación tecnológica en el último año, según el estudio «Chequeo Digital Venezuela», realizado con una muestra de 142 organizaciones a escala nacional. La encuesta fue realizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en colaboración con el Observatorio Digital del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), con el fin de determinar el grado de madurez digital del sector empresarial venezolano.

Carlos Miguel Álvarez, consultor e investigador del BID, aclaró: «Solo hubo catorce estados del país donde al menos una empresa utilizó la herramienta de la encuesta para explorar su nivel de madurez. Esto habla de que, al ser voluntaria, esta encuesta no necesariamente contiene una representación a escala nacional».

El sondeo presenta un panorama coherente de cómo abordan las empresas venezolanas la transformación digital como herramienta no solo para gestionar los desafíos que plantea un entorno de negocios cada vez más complejo, sino también para adaptarse a un mercado cada vez más integrado globalmente y donde la tecnología es clave para competir. Según Rubén Darío Díaz, coordinador del Observatorio Digital del IESA,

En un par de décadas hemos pasado de hacer un uso de las tecnologías básicamente para obtener estudios financieros y comunicarnos a través de internet, a un mundo donde realmente estamos reinventando los negocios con base en nuevas tecnologías que apoyan e impulsan todas áreas funcionales de las empresas.

 

Las fallas del entorno

Un primer elemento que resalta de la encuesta Chequeo Digital es que el 74 por ciento de las empresas consultadas reportó fallas de internet, una limitación importante para la adopción de una parte fundamental de las nuevas tecnologías. Para el consultor del BID,

Estas fallas no son esporádicas; al contrario, son permanentes. El gran mensaje de política pública es que tiene que haber una hoja de ruta para que las empresas puedan crear sus propios caminos. El enfoque dentro de las organizaciones tiene que ser integral.

Carlos Miguel Álvarez advierte que las empresas venezolanas tienen enormes desafíos para avanzar hacia la transformación digital:

El ambiente de negocios no es favorable. Hay una lista enorme de obstáculos para las operaciones de las empresas que reportan al cierre de 2022, comenzando por el acceso al financiamiento, el ambiente macroeconómico, el costo del crédito, el acceso a electricidad asociados a cortes de energía, entre otros.

 

Más foco en competitividad

Un hallazgo interesante del Chequeo Digital Venezuela es que las acciones de transformación realizadas por la mayoría de las empresas encuestadas buscan mejoras concretas en servicios y herramientas para incrementar las ventas. Álvarez hace una comparación antes y después: «Las empresas están enfocadas en competitividad, cosa que en esta misma encuesta a finales de 2019 no ocurría, porque las organizaciones estaban más en un modo de sobrevivencia ante la crisis que vivía Venezuela».

Que las empresas piensen un poco más en la competitividad y menos en la supervivencia es un punto fundamental para el chequeo digital, porque la madurez digital contribuye, precisamente, a la competitividad y la eficiencia de los procesos.

 

Las ocho dimensiones

La encuesta Chequeo Digital es un instrumento amplio que abarca todas las actividades, habilidades y ventanas de oportunidades que, en el plano de la adopción de nuevas tecnologías, pueden lograr las empresas.

El estudio mide ocho dimensiones, desde el funcionamiento y la gerencia hasta los proyectos de adopción de nuevas tecnologías, pasando por las estrategias de captación y retención de capital humano. La muestra de 142 empresas reporta un 61 por ciento con ingresos anuales superiores a 25.000 dólares, mientras que un 42 por ciento reporta una facturación que supera los 100.000 dólares. Este es un dato relevante, porque a mayor ingreso mayor grado de madurez digital.

Álvarez destaca que en la muy relevante dimensión de adopción de tecnología y habilidades digitales la mayor parte de las 142 empresas encuestadas con la herramienta Chequeo Digital se ubicó en un nivel experto:

Como mínimo, las empresas cuentan con conocimiento y habilidades básicas vinculadas con el uso de tecnologías. Estas son propias de las características del negocio; sin embargo, se detectó un asunto crítico y es que no existe una cultura de formación para mejorar el conocimiento de las herramientas digitales y su uso más eficiente.

Las empresas participantes reconocen que han logrado utilizar la tecnología como una herramienta diferenciadora para ofrecer mejores productos y servicios a sus clientes, pero no en un nivel óptimo, por lo que hay un amplio espacio de oportunidad para avanzar:

La mayoría de las empresas piensan en transformación digital, pero no pasan a la acción. Utilizan las tecnologías para comunicarse con los clientes, comunicarse entre ellos y coordinarse entre sí, pero no les sacan punta a las tecnologías para lograr un mayor valor. Hay que insistir en que se necesita formación.

Los resultados de la encuesta muestran también un nivel de adopción relativamente bajo de tecnologías de análisis de datos:

Me sorprende este resultado porque, en Venezuela, es impresionante cómo se usan los medios electrónicos en transacciones; de hecho, la mayoría de las transacciones son digitales, pero esos datos no se utilizan en beneficio de las empresas para optimizar estrategias que permitan tener mejor relación con los clientes.

Mariadela Larrazábal, presidenta de Daycohost, ponderó muy positivamente los resultados y destacó la necesidad imperiosa de promover el uso masivo de tecnologías en las empresas, mediante modelos que viabilicen la transformación digital en medio de condiciones económicas complejas.


Érika Hidalgo López, periodista.