Lentos para comprar, rápidos para vender

582
Ilustración: Pixabay.

Los gerentes profesionales muestran claras habilidades para seleccionar las acciones que formarán parte de su cartera de inversión, pero no son igualmente diestros al momento de venderlas. Esto sucede porque los inversionistas dedican mucha menos atención a las decisiones de venta que a las de compra.

Carlos Jaramillo / 7 de febrero de 2019


 

Una de las fantasías de todo estudioso de las finanzas es acceder a los registros de transacciones de los inversionistas para escudriñar sus procesos de decisión. Si estos inversionistas son profesionales que manejan recursos por cuenta de terceros, la dicha del investigador es infinita.

El pasado mes de diciembre un grupo de profesores dirigidos por K. Akepanidtaworn, de la Universidad de Chicago, publicó un trabajo que reporta el desempeño de 738 carteras institucionales que manejaron en promedio 573 millones de dólares entre 2000 y 2016. El gran hallazgo de la investigación, titulada «Selling fast and buying slow: heuristic and trading performance of institutional investors» (Vender rápido y comprar lento: desempeño heurístico y comercial de inversores institucionales), fue que los gerentes profesionales muestran claras habilidades para seleccionar las acciones que formarán parte de su cartera de inversión, pero no son igualmente diestros al momento de venderlas. De hecho, un robot que vendiera tales títulos de manera aleatoria lograría mejor desempeño que los inversionistas profesionales.

¿Por qué sucede este comportamiento? Los investigadores lo atribuyeron a que los inversionistas dedicaban mucha menos atención a las decisiones de venta que a las de compra. Cuando las ventas de acciones ocurren en los alrededores de las fechas en las que las compañías emiten anuncios sobre su desempeño, y por lo tanto las liquidaciones de títulos valores responden a decisiones alimentadas por esta nueva información, los inversionistas profesionales logran retornos superiores al que obtendría el robot.

¿Qué pasa cuando las ventas ocurren en momentos en los cuales no hay información adicional sobre las compañías emisoras? Allí entran en juego procesos heurísticos: reglas de decisión que los actores económicos tienen incorporadas a sus procesos mentales casi de manera inconsciente y agilizan las decisiones que se repiten con mucha frecuencia. Al vender, los inversionistas profesionales tienden a darle mayor peso al desempeño histórico de las acciones que a otros atributos. Cuando una acción ha tenido un desempeño extraordinario —sea bueno o malo— tiene un cincuenta por ciento o más de probabilidad de ser vendida que el resto de los componentes de la cartera de inversión.

En el estudio se descarta el impacto de consideraciones impositivas, porque la mayoría de las carteras de la muestra están exentas del pago de impuestos. Quienes venden posiciones extremas tienen en promedio un desempeño de 110 a 200 puntos básicos (uno por ciento equivale a cien puntos básicos) por debajo del robot.

Estudios previos han mostrado que en las operaciones de compra operan procesos psicológicos diferentes de los que operan en las de venta. Akepanidtaworn y sus colaboradores argumentaron que los inversionistas profesionales ven el acto de vender como un paso previo de liberación de recursos que serán destinados a las próximas compras, y por ello le dedican menos esfuerzo intelectual. También encontraron que mientras peor es el desempeño global del gerente de cartera mayor es su propensión a vender acciones con retornos históricos extremos.

Lo interesante es que algunos gerentes participantes en la muestra —entrevistados para comprender mejor el ambiente donde ocurren las decisiones de compra y venta— no sospechaban siquiera la existencia de ese desempeño subóptimo. El seguimiento dedicado a las operaciones de compra es sustancialmente superior al de las ventas. No es posible obtener aprendizaje de hechos sobre los cuales no se reflexiona.


Carlos Jaramillo, profesor del IESA.

Este artículo ha sido publicado en alianza con Arca Análisis Económico.

Suscríbase al boletín de novedades aquí.