Metaverso en la oficina: todavía queda mucho por aprender

365
Imagen de mohamed Hassan en Pixabay

El metaverso, el próximo paso en la evolución de la tecnología y la comunicación, puede ser la solución para repensar la oficina del futuro.


El mundo actual está lleno de conexiones: conexiones físicas, digitales, emocionales. Todas estas conexiones tienen diferentes significados, fondos y formas; pero tienen en común que todas necesitan de la comunicación para funcionar efectivamente.

La mayoría de las personas escucharon el término «metaverso» por primera vez en 2021, cuando Facebook anunció el cambio de marca a Meta, y su intención de invertir y expandir sus iniciativas de inteligencia artificial y realidad aumentada. Sin embargo, el término se dio a conocer por primera vez en 1992, cuando apareció en la novela titulada Snow crash de Neal Stephenson.

El metaverso tiene múltiples definiciones, pero en términos generales se define como un espacio tridimensional y multisensorial de internet. En ciencia ficción, frecuentemente se describe como una iteración hipotética de internet, un mundo virtual donde interactúan la inteligencia artificial y la realidad aumentada.

Varias compañías están agilizando sus planes para subirse a esta nueva ola, en los ámbitos del arte, la moda, la música o el comercio. El metaverso es una red 3D de mundos virtuales enfocada en conexión social que puede aplicarse a prácticamente todos los sectores.

El futuro de la conexión social es incierto. Es importante que las organizaciones comiencen a explorar posibles escenarios para adaptarse, reinventarse y prepararse para el futuro. Esto puede ser de mucha ayuda; especialmente en este momento, cuando muchas compañías adoptan un modelo completamente remoto para trabajar, y otras un modelo híbrido.

El metaverso es el próximo paso en la evolución de la tecnología y la comunicación. Es un espacio para compartir experiencias inmersivas con distintos tipos de personas, sin necesariamente estar cara a cara. Puede ser la solución perfecta para repensar las oficinas: en vez del tradicional espacio físico, para quienes necesitan interactuar de modo presencial o para ciertas tareas o decisiones, es posible crear una oficina virtual con la ayuda del metaverso.

Las organizaciones necesitan asegurar que ese «espacio físico virtual» esté alineado con las expectativas y necesidades de los empleados, y sea tan cómodo como el espacio real. Una de las cosas más importantes en este mundo virtual es encontrar la mejor forma de reproducir la colaboración intrapersonal, la innovación y la construcción de comunidad.

La reducción de costos es un beneficio de mudar —en cierto sentido— las oficinas al metaverso. Es el caso de una compañía que espera ahorrar el gasto de servicios de comida y refrigerios, transportes y puestos físicos de trabajo al movilizar al personal a un modelo híbrido o completamente remoto de trabajo. Esto no significa que las compañías van a dejar de gastar dinero, más bien ahora el presupuesto debe ser destinado a las iniciativas del metaverso. Pero a medida que pasen los días, los costos se reducirán. Por ejemplo, Facebook está incluso creando la posibilidad de entrar al metaverso sin la necesidad de usar auriculares virtuales.

Muchas organizaciones y empleados encuentran tanto oportunidades y beneficios como retos en los modelos de trabajo híbrido y remoto, tales como flexibilidad horaria, incremento de productividad y satisfacción laboral. Pero no todos los trabajos pueden ejecutarse en un escenario remoto, y el trabajo remoto puede no ser sostenible para todos los empleados o para todas las organizaciones.

La pandemia cambió el mundo laboral al incrementar la necesidad de colaboración remota más rápidamente de lo esperado sin que la gente tuviera acceso a todas las herramientas. Los empleados fueron forzados a mezclar sus personalidades reales con las virtuales, desde Zoom hasta Slack, Trello, correo electrónico, Whatsapp y Telegram.

Actualmente, no hay excusa para no colaborar; pero existe un reto real si las oficinas se convierten en espacios virtuales: la limitación de las interacciones. Las interacciones virtuales implican un costo enorme para los departamentos de comunicaciones, porque la colaboración real se ve afectada en este proceso de transformación. Otro reto de la transición a una modalidad más virtual es la seguridad de la información y la privacidad. La compañía está expuesta a más ciberataques, lo que la obliga a invertir y reforzar sus planes de ciberseguridad.

La «gran renuncia» que muchas compañías experimentan está siendo vista más como una «gran desconexión» (Poswolsky, 2022). Debido a la pandemia y los cambios en el mundo laboral que han venido ocurriendo, un 65 por ciento de los trabajadores se siente menos conectado con sus compañeros. La desconexión de los empleados afecta la cultura laboral y es uno de los factores más importantes en las renuncias.

Una solución para combatir la desconexión laboral es crear espacios para promover la amistad y la conexión con propósito. Los empleados que se enganchan y se relacionan con sus compañeros son más propensos a conectarse con clientes y consumidores, trabajar productivamente y tener un bienestar mayor (Poswolsky, 2022).

Las compañías deben comenzar a pensar en cómo aprovechar su fuerza de trabajo, retener a sus empleados y atraer nuevos talentos. Esto comienza por evaluar sus proyectos internos y alinearse con el futuro de la tecnología. Todavía queda mucho por aprender del metaverso y sus distintas implicaciones, pero sin duda es algo que las organizaciones pueden aprovechar.


Isabella Miralles, consultora de comunicaciones estratégicas y relaciones públicas @isaMiralles

Suscríbase aquí al boletín de novedades de Debates IESA.

Referencia

Poswolsky, A. S. (2022, 21 de enero). How leaders can build connections in a disconnected workplace. Harvard Business Review. https://store.hbr.org/product/how-leaders-can-build-connection-in-a-disconnected-workplace/H06TDG