Principios de banca responsable: beneficios para el sector financiero venezolano

762

Los principios de banca responsable alinean las estrategias del sector con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de Cambio Climático de París. Bancaribe es el único banco venezolano en la lista de más de cincuenta instituciones que se han adherido a estos principios en América Latina.


 

En los últimos años, el concepto de sostenibilidad ha ganado terreno en las estrategias y las prácticas de muchos bancos en todo el mundo. El objetivo es alinear los negocios bancarios con una visión que apunte también hacia el bienestar de la sociedad y la protección del medioambiente, para garantizar un mejor futuro a las generaciones que están por venir.

Los Principios de Banca Responsable (PBR), impulsados por la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEP FI, por sus siglas en inglés), se han convertido en parte importante de la nueva visión del sector bancario. Son estándares voluntarios a los cuales se suscriben las instituciones para ofrecer beneficios sociales y ecológicos; la clave es ajustar sus estrategias de negocio con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de Cambio Climático de París.

UNEP FI presentó seis PBR en septiembre de 2019:

  1. Alinear las estrategias y las decisiones con los ODS y el Acuerdo de París.
  2. Evaluar los impactos ambientales, sociales y económicos de la actividad y los servicios.
  3. Apoyar a los clientes en la adopción de modelos de negocios sostenibles.
  4. Crear alianzas con diversos grupos de intereses para alcanzar los objetivos marcados.
  5. Crear una cultura de buen gobierno empresarial y responsabilidad bancaria.
  6. Informar de forma transparente, responsable y pública sobre el impacto positivo y negativo del banco.

En un primer momento, estos principios los suscribieron 130 bancos de 49 países, que gestionaban más de 47 billones de dólares en activos en 2019. Para febrero de 2023 alrededor de 320 bancos se habían adherido a estos estándares globales, 49 por ciento de los activos bancarios en todo el planeta, según refiere la nota publicada en la página de la Asociación de Bancos de México.[1]

Con recursos otorgados por el BID o CAF, diversos bancos latinoamericanos que se han adherido a los Principios de Banca Responsable incursionan en el financiamiento de proyectos relacionados con la economía y las finanzas verdes.

Más de cincuenta instituciones bancarias de América Latina se han suscrito hasta ahora a estos principios. En Venezuela, solo Bancaribe forma parte de esta lista. Por ello, para conocer más sobre las ventajas y los beneficios que podrían traer los PBR al sector bancario venezolano, Debates IESA conversó con José Grasso Vecchio (analista financiero, especialista en economía, finanzas y banca) y con el presidente de Bancaribe, Juan Carlos Dao, quienes dieron sus impresiones sobre las acciones que se requieren para lograr que un mayor número de instituciones venezolanas se suscriban a estos principios.

 

Mayor conciencia y difusión en Venezuela

Para José Grasso Vecchio, la adopción de estos principios le da a cualquier banco un perfil de institución con responsabilidad social, que asume compromisos sociales, medioambientales y de gobierno en sus operaciones y relaciones con clientes y grupos de intereses.

Esta iniciativa, a juicio de Grasso Vecchio, representa un importante avance para las instituciones bancarias frente a organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y CAF-banco de desarrollo de América Latina y el Caribe. Los Principios de Banca Responsable les permiten a los bancos latinoamericanos identificar nuevas oportunidades y acceder a recursos que permitan una actividad crediticia importante dirigida al desarrollo social y sostenible. Al respecto, señala que, con recursos otorgados por el BID o CAF, diversos bancos latinoamericanos que se han adherido a los PBR incursionan en el financiamiento de proyectos relacionados con la economía y las finanzas verdes, en diferentes áreas como energía renovable, eficiencia energética y gestión sostenible. Dice Grasso Vecchio:

En el caso venezolano hace falta una mayor conciencia, tanto del sector público como del privado, sobre la importancia de esta iniciativa de UNEP FI que no solo va dirigida a bancos, sino que también incluye a empresas de seguros y otras instituciones del sector financiero. Con estos principios se busca trabajar en temas relacionados con el cambio climático, la eficiencia energética y el impacto positivo de la actividad financiera en los ecosistemas. Por eso veo estos principios como una oportunidad de desarrollo que debe ser estudiada por todas las instituciones del sector financiero venezolano.

Para Grasso Vecchio es necesario difundir información sobre esta iniciativa en el sector bancario nacional, porque muchas instituciones no tienen claras su utilidad o potencial. Además, considera importante mostrar las oportunidades de negocios que existen para la banca venezolana en asuntos relacionados con el ambiente y el cambio climático.

Hay oportunidades importantes a la hora de recibir y dirigir recursos desde la banca hacia el desarrollo de una economía verde. Esto también tiene ventajas para el Estado venezolano, porque se obtienen recursos destinados a impulsar la sostenibilidad y la protección del medioambiente que al mismo tiempo mejoran la calidad de vida de la población. Todo esto contribuye al desarrollo de una economía sostenible en el país.

Grasso Vecchio destaca la necesidad de que las instituciones financieras venezolanas conozcan bien esta iniciativa de PBR, con sus bondades y oportunidades de negocios. Ello implica evaluar las oportunidades y las necesidades de financiamiento verde en el país. Además, si aumenta el número de instituciones de la banca en Venezuela suscritas a estos principios, también se va a necesitar asistencia técnica y capacitación de organismos multilaterales como el BID o CAF, pues hay poco conocimiento para asumir con éxito la promoción y el financiamiento de proyectos sostenibles que requiere el país.

 

Evolución de la conducta responsable

En noviembre de 2023, Bancaribe se convirtió en el primer banco venezolano en suscribir los PBR. Para su presidente, Juan Carlos Dao, esta decisión significó un motivo de orgullo y un inmenso reto. Considera que este paso ha sido pieza fundamental de la evolución de la conducta responsable que ha caracterizado la actuación del banco a lo largo de sus casi setenta años de trayectoria. Afirma Dao:

Con este compromiso que ahora asumimos nos sumamos a un grupo de más de 340 instituciones a escala internacional, cincuenta de ellas en Latinoamérica que, basadas en estos principios, han alineado su estrategia de negocios a la visión que la sociedad ha concebido para su futuro a través los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como los lineamientos contenidos en el Acuerdo de París y otros documentos de referencia regionales e internacionales.

En relación con el concepto de banca responsable y su aplicación en esta institución, Dao sostiene que, a lo largo del tiempo, la actuación responsable les ha permitido construir y preservar la confianza de sus clientes, empleados, autoridades, proveedores y aliados, la comunidad y sus accionistas.

Bancaribe, según su presidente, reconoce que, para obtener la confianza de los grupos de intereses y preservar su reputación, debe no solo atender los resultados financieros propios de su gestión como banco, sino también ofrecer bienestar a quienes son parte fundamental de la organización. Dice Juan Carlos Dao:

En Bancaribe creemos que el concepto de finanzas sostenibles que hemos gestionado abarca un amplio espectro de acción que comprende aspectos como inclusión, educación y salud financiera, banca digital, ciberseguridad, innovación, defensoría de los derechos de los clientes y usuarios, solidaridad y voluntariado en favor de la comunidad, cumplimiento cabal de las leyes y normativas, transparencia en las relaciones y buen gobierno corporativo, por solo mencionar algunos. Todos estos elementos han definido la actuación responsable del banco a lo largo de su historia, lo cual ha garantizado que nuestro deber fiduciario con los grupos de interés siempre se cumpla impecablemente.

Sobre los aspectos positivos de la aplicación de los PBR para Bancaribe y sus grupos de intereses, Dao comenta que buena parte de las acciones implícitas en estos principios —destinados a crear conciencia sobre la importancia de las finanzas sostenibles—, ha sido fundamento esencial de la estrategia de responsabilidad corporativa del banco. Por ello asegura que están convencidos de que el punto de partida en este recorrido como miembros de UNEP FI es sólido y la cultura organizacional del banco está muy orientada a asumir este desafío.

Al suscribir estos seis principios, los bancos nos comprometemos a ser ambiciosos en nuestras estrategias y a trabajar para integrar la sostenibilidad en el núcleo de nuestros negocios —sostiene Dao—. Ello conlleva el cumplimiento de una estricta metodología para el análisis de los impactos positivos y negativos de la institución, así como la definición de las áreas de mayor impacto que deben ser atendidas en función del contexto del país y de las propias características del portafolio de negocios del banco. Más adelante está la selección de objetivos SMART [específicos, medibles, alcanzables, realistas y con plazos] y la fijación de indicadores para su medición, el reporte periódico de avances a través de informes públicos y la auditoría de tales informes.

Refiere Dao que todo este proceso se cumple bajo la guía y el estrecho seguimiento de UNEP FI y sus miembros, que al final se convierten en una comunidad de apoyo e intercambio de experiencias y aprendizajes para el logro de los objetivos propuestos por el banco.

Este proceso lleva consigo necesariamente la promoción de una cultura de sostenibilidad que debe permear hacia todos los grupos de intereses. Esto implica la convicción, desde las más altas instancias de la organización, del valor que la visión de sostenibilidad aporta a la empresa y, a partir de esa convicción, inspirar una actuación sostenible, no solo en lo colectivo sino también en lo individual. Sostiene Dao:

Se forma así una cadena virtuosa: ese empleado que luego lleva a su vida privada los conceptos de sostenibilidad aprendidos en la institución y los transmite a su familia y a su entorno cercano va multiplicando la acción hacia los objetivos de la sociedad. Esto se replica igualmente en el ámbito de proveedores, clientes, accionistas, autoridades e incluso competidores.

 

Un modelo de referencia y motivación

Ante la pregunta de si los PBR pueden ser beneficiosos en estos momentos para el sector bancario venezolano, el presidente de Bancaribe responde que la sostenibilidad es hoy un elemento fundamental de los modelos económicos y empresariales, y ningún actor, sea público o privado, puede permanecer ajeno a este proceso de transformación:

Nuestra expectativa es que la adhesión de Bancaribe a los PBR se convierta en referencia y motivación para los distintos actores del mercado y para nuestros grupos de interés en torno a una actuación responsable con la sociedad y el planeta.

Atraer a otros bancos nacionales a sumarse a esta iniciativa, para trabajar en conjunto por principios compartidos, propiciaría el ecosistema ideal para avanzar en un esfuerzo colectivo hacia las finanzas sostenibles en Venezuela. Esto, en opinión de Dao, se traduciría en mayor efectividad en el propósito común de alcanzar los objetivos trazados por la sociedad para su porvenir en una agenda cada vez más apremiante.


David Rodríguez Andara, periodista.

Nota

[1] Asociación de Bancos de México. Principios de Banca Responsable. https://abm.org.mx/banca-sostenible/principios.html