El mundo secreto de las subsidiarias de empresas multinacionales

203
Ilustración: Daniel Díaz Bardillo / Pixabay

Las empresas multinacionales tienden a ser transparentes al reconocer subsidiarias. La transparencia se reduce cuando la ubicación de una subsidiaria permite montar esquemas para reducir el pago de impuestos, aumenta el interés de la prensa en sus operaciones o revela actuaciones en países de mucho riesgo político.

Carlos Jaramillo / 4 de junio de 2020


 

El grado de detalle con el cual las compañías multinacionales deben reportar sus resultados financieros e información relacionada ha preocupado por igual a reguladores, auditores externos, analistas de inversiones y, por supuesto, académicos que aspiran a entender los incentivos de los gerentes para dosificar la información que están dispuestos a compartir con terceros.

En abril de 2020 Scott Dyreng y sus colaboradores publicaron un artículo en la revista Journal of Accounting Research titulado «Estrategia de revelación de información sobre subsidiarias». En él trataban de identificar las razones por las cuales los directores podrían escoger ocultar cierta información sobre empresas relacionadas ubicadas en el exterior. Para ello diseñaron un experimento en el cual compararon los contenidos de los formularios que se usan para reportar las subsidiarias extranjeras de las compañías multinacionales, a fin de cumplir los requisitos de la Comisión Nacional de Valores (SEC) y del Servicio de Impuestos Internos (IRS) de Estados Unidos.

El experimento cubrió el período 2005-2016 e incluyó 184.625 observaciones. En principio, ambos formularios deberían contener la misma información; es decir, los nombres legales y las ubicaciones de las subsidiarias. En caso de omisión, las consecuencias podrían ser muy diferentes: la SEC tiende a usar amonestaciones, mientras que el IRS impone multas superiores a los 10.000 dólares.

Una enorme proporción de las empresas estudiadas no mostraba divergencias en la información reportada tanto a la SEC como al IRS. Como siempre, los resultados interesantes se concentraban en el grupo de empresas con discrepancias en la información presentada a estos organismos. Las empresas omitían información, principalmente, para ocultar la existencia de filiales en paraísos fiscales cuando la casa matriz era propensa a sufrir el escrutinio de los medios de comunicación o cuando ciertas características de la empresa sugerían que acostumbraba a retener información (por ejemplo, haber recibido amonestaciones de la SEC).

Las probabilidades de ocultamiento de información son mayores cuando las subsidiarias operan en los clásicos paraísos fiscales, que cuando lo hacen en países de bajos impuestos a las empresas como Singapur o Irlanda. El impacto de la cobertura de medios en la probabilidad de ocultar información es mayor en los casos de subsidiarias ubicadas en paraísos fiscales que en países de bajos impuestos a las empresas. Un hallazgo particularmente notable es que las multinacionales tienden a omitir la existencia de subsidiarias ubicadas en países donde el riesgo político es alto; particularmente, cuando hay temores de expropiación de activos.

La utilidad de este tipo de estudios consiste en aportar —a los reguladores y otros grupos de intereses— argumentos para obligar a las empresas a implantar normas de revelación de información, menos vulnerables a la discrecionalidad de los gerentes, y mecanismos más efectivos para asegurar el cumplimiento de la ley.


Carlos Jaramillo, director académico del IESA.

Este artículo ha sido publicado en alianza con Arca Análisis Económico.

Suscríbase al boletín de novedades aquí.