Estrategias de inversión: la eficiencia es lo que mejor se paga

1487
Ilustración: Pixabay.

Buscar opciones que reduzcan costos y maximicen ganancias a los clientes de la banca de inversión es uno de los principales problemas de los asesores, que en un mercado competitivo deben familiarizarse con los productos adecuados a los objetivos de cada persona.

Claudia Martínez y Gioconda Bolinches / 29 de abril de 2019


 

Entre los diversos activos financieros que pueden manejar las cuentas de inversión se encuentran los fondos mutuales y los fondos de inversión (ETF, por sus siglas en inglés). Un fondo mutual es un valor de inversión colectiva administrado profesionalmente, que típicamente invierte dinero en una combinación de valores tales como acciones, bonos, instrumentos de activos líquidos a corto plazo, otros fondos mutuales u otros títulos valores.

Los fondos mutuales tienen un administrador que negocia las inversiones de conformidad con objetivos de inversión previamente definidos. La participación de cada inversionista está representada en unidades de inversión, cuyos retornos dependen del resultado de la cartera de inversión. El valor de un fondo mutual fluctúa debido a que los precios de los activos que contiene suben y bajan, y su valor cambia proporcionalmente.

Los fondos de inversión son canastas de activos que intentan replicar un índice o mercado específico. Sus acciones se negocian en mercados secundarios y los inversionistas compran y venden su participación. Los precios de los ETF fluctúan de acuerdo con los cambios en sus carteras subyacentes. Los ETF ofrecen al inversionista una oportunidad rentable para comprar o vender una participación en una cartera de bonos o acciones en una simple transacción. El mercado de estos productos implica un desafío en la industria por su eficiencia: son productos óptimos en cuanto a la asignación de activos, por su elevado grado de diversificación, simplicidad de operación y bajos costos.

Es indispensable que el asesor de la cuenta compare, de cara al cliente, los resultados de fondos mutuales y fondos de inversión que tengan la misma composición, para tomar decisiones con base en las características, las comisiones y el rendimiento de cada uno. Por ejemplo, compare la composición de cartera del fondo de inversión Franklin Technology y el ETF QQQ.

QQQ Franklin Technology Fund
Nombre % de la cartera Nombre % de la cartera
Microsoft Corp 9,96 Microsoft Corp 4,71
Apple Inc 9,52 Alibaba Group Holding LTD 4,50
Amazon,com Inc 9,29 Amazon,com Inc 4,10
Alphabet Inc Class C 4,57 Salesforce,com INC 4,08
Facebook Inc A 4,53 Servicenow INC 3,63
Alphabet Inc A 4,01 Workday INC 3,60
Intel Corp 3,11 Apple Inc 3,34
Cisco Systems Inc 2,99 Visa INC 2,77
Comcast Corp Class A 2,26 Mastercard INC 2,74
PepsiCo Inc 2,12 Tencent Holdings LTD 2,68

Fuente: Bloomberg, https://www.bloomberg.com/quote/QQQ:US y https://www.bloomberg.com/quote/TEMTECI:LX

 

Como las carteras son muy semejantes, y su objetivo el mismo, es posible comparar sus retornos en los últimos cinco años:

Rendimiento

(%)

Tasa de gasto

(%)

Rendimiento total

(%)

QQQ 15,81 0,20 15,61
Franklin Technology Fund 15,74 1,82 13,92

 

El rendimiento fue prácticamente el mismo, lo cual llevaría a concluir que, desde el punto de vista del inversionista, cualquiera es una buena opción. Sin embargo, al considerar la tasa de gasto se advierte que el ETF supera en 1,69 por ciento al fondo mutual. Como estos productos existen muchos que permiten brindar opciones de bajo costo a los clientes en este mundo competitivo donde lo mejor pagado es la eficiencia.


Claudia Martínez, ejecutiva de cuenta de inversiones de Kapital Consultores. Gioconda Bolinches, representante de Portfolio Resources Group y consultora externa de Lifeinvest Asset Management.