Las tres equis de internet

211
Fotografía: Pexels.

En 2017 el portal Pornhub recibió aproximadamente 50.000 visitas por minuto y, al final del año, el número de visitantes sobrepasó los 28.500 millones.

Luis Ernesto Blanco / Abril-junio 2018


Así como el béisbol nació antes de la televisión, pero parecía hecho a su medida, algo parecido ocurrió con la industria porno e internet. El amor fue a primera vista: acceso a material ilimitado, entrega directa al hogar, las 24 horas del día, los siete días de la semana y mucha discreción para el cliente, al evitarle el incómodo momento de alquilar la película o comprar la revista. En poco tiempo, la red destronó al VHS como principal proveedor de entretenimiento para adultos.

Las cifras son elocuentes. Según CovenantEyes (2015), una empresa dedicada a proveer filtros de seguridad para Internet, porno en la red es un negocio que supera los 3.000 millones de dólares al año, aunque «nueve de cada diez usuarios de pornografía en Internet solo acceden a material gratuito, ya sea muestras de material de pago, versiones de material de pago copiadas ilegalmente o material de aficionados». La misma fuente señala que 67 por ciento de los hombres jóvenes y 49 por ciento de las mujeres jóvenes dicen que es aceptable ver porno y 64 por ciento de los hombres universitarios y 18 por ciento de las mujeres usan pornografía al menos una vez por semana.

 

El fin del papel

A las revistas y películas para adultos en soporte físico parece haberles llegado su fin, algo impensable hace apenas unos años. Recientemente, Penthouse anunció que después de 51 años abandonaría su formato de revista para centrar todos sus esfuerzos en internet. El anuncio llegó unos meses después de que Playboy también dijese que abandonaría los desnudos en su contenido por los malos resultados, aunque luego tomara la decisión de regresar a ellos. En cualquier caso, los responsables dicen que todo es por culpa de internet, donde el rey ya no es la conejita.

Son otros como el portal Pornhub los que marcan el camino. Este sitio copió el modelo de los tubes (agregadores de videos, como YouTube, basados en el modelo publicitario) y lo aplicó al negocio más antiguo del mundo. El resultado es asombroso. En su informe de 2017, el portal reporta que recibió aproximadamente 50.000 visitas por minuto y, al final del año, el número de visitantes sobrepasó los 28.500 millones. El tiempo con más visitas es el que transcurre de 10 de la noche a 1 de la madrugada (PornHub, 2017). Son números asombrosos, aun si se comparan con los datos del gigante del video on demand, Netflix, que en ese mismo período transmitió 140 millones de horas diarias de películas para sus 117 millones de usuarios registrados en el mundo entero al final del año (Netflix, 2017).

El creador del sitio y otros referentes de la industria como YouPorn es Fabian Thylmann, un programador alemán nacido en 1978 con aspecto de nerd y conocimiento de internet, quien entendió que, como en el modelo de negocios de Youtube, la clave estaba en facilitar el acceso a los contenidos y hacer una experiencia de navegación sencilla. Esta fórmula ha sido adoptada por otros sitios como xVideos, xHamster, XnXX, entre otros. La oferta de contenidos es muy parecida, pero cada uno intenta distinguirse por la velocidad de carga, la organización del catálogo, la facilidad de búsqueda, la experiencia desde el móvil, las ventajas que ofrece al suscribirse y que la publicidad no sea demasiado invasiva.

El hecho de que, en Venezuela, el principal proveedor de internet haya decidido censurar a los sitios pornográficos más conocidos implicará una migración de la audiencia a estos y otros portales menos reconocidos, pero es difícil pensar que eso reduzca el consumo. Adicionalmente, existen sitios para gustos más específicos, incluso para personas comunes y corrientes que desean compartir sus experiencias íntimas, como los casos de Lustery y Make Love Not Porn; este último sitio le paga a parejas para que suban momentos íntimos y reales a la plataforma con el fin de quitarle lo «profesional» a la pornografía.

 

En las consolas no solo se juega

El acceso a internet desde dispositivos móviles y consolas de juegos también ha sido aprovechado por esta industria que consigue en cada mejora tecnológica una oportunidad para afianzarse. En 2017 más de 83 por ciento de todas las visitas a Pornhub se hicieron por dispositivos móviles y CoventantEyes calcula que unas 250 millones de personas en el mundo visitaron sitios porno desde sus teléfonos o tabletas durante ese año. Las posibilidades de navegación de las consolas también son aprovechadas para conectarse a sitios para adultos. Según el portal YouPorn, la favorita es Playstation con 56 por ciento de las visitas, Xbox con 32 y 5 desde unidades de WiiU, lo que deja claro que muchos niños y adolescentes ya se enganchan con los sitios de entretenimiento para adultos (YouPorn, 2017).

La realidad virtual es la última tecnología que se introduce en la industria. Lo más reciente es que unos lentes ofrecen integrarla con el cine pornográfico para permitir a sus consumidores tener un campo de visión de 180 grados y contemplar las escenas desde diferentes ángulos. «Elevamos la pornografía a otro nivel para que el espectador se sienta inmerso y las escenas ya no serán planas ni en dos dimensiones», sostiene Anna Lee, presidenta ejecutiva de la productora Holofilms Productions de Vancouver, promotora de los lentes, denominados Holo Girls, que tienen un costo de cien dólares (El Espectador, 2016). Está claro que, mientras la experiencia de disfrutar del contenido mejore, siempre habrá consumidores dispuestos a echarle una mano a la industria.

 

Referencias

  • CovenantEyes (2015): «Pornography Statistics: 2015 Report». www.covenanteyes.com/pornstats/
  • El Espectador (2016): «La industria del porno integra la realidad virtual». 21 de enero. www.elespectador.com/tecnologia/industria-del-porno-integra-realidad-virtual-articulo-611981
  • Netflix (2017): «2017 on Netflix-A Year in Bingeing». https://media.netflix.com/en/press-releases/2017-on-netflix-a-year-in-bingeing
  • PornHub (2017): «PornHub Year in Review 2017». www.pornhub.com/insights/2017-year-in-review

Luis Ernesto Blanco, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello / @lblancor