Los cinco axiomas de Mohamed El-Erian

171

Los cinco axiomas sobre los cuales han construido sus estrategias los inversionistas institucionales en la última década podrían perder vigencia en los próximos años.

Carlos Jaramillo / 21 de noviembre de 2019


Mohamed El-Erian es, sin duda, uno de los grandes formadores de opinión en el entorno financiero internacional. El economista jefe de Allianz, siempre atento a los cambios de tendencias en el complejo mundo de las inversiones, señaló en su columna de noviembre de 2019 en Financial Times cinco axiomas sobre los cuales se han construido las estrategias de los inversionistas institucionales, y que podrían perder vigencia en los próximos años.

  1. La globalización se basa en la expansión de los mercados y el incremento de la eficiencia.
  2. Las reformas impulsadas por la globalización van cerrando la brecha entre los mercados emergentes y los países desarrollados.
  3. Una robusta oferta de liquidez mantiene firmes los mercados financieros.
  4. Las políticas del primer mundo han reducido el riesgo de una gran contracción de la economía mundial.
  5. Un buen gobierno corporativo apoyará a un régimen de mercado cimentado en el imperio de la ley.

En opinión de El-Erian es muy probable que ocurra un retroceso en la globalización, ocasionado por un crecimiento que no satisface las expectativas de los grupos de menores ingresos, lo cual conduce a un aumento de la conflictividad interna de los países. La desglobalización reduce la posibilidad de que los mercados emergentes se apoyen en los flujos comerciales globales para desarrollar sus economías nacionales; además, propicia una asignación ineficiente de recursos debido a las restricciones en los movimientos de capitales y las barreras arancelarias.

Esta tendencia es reforzada por el reducido radio de acción que tienen los bancos centrales de los países desarrollados para seguir inyectando generosamente liquidez en sus economías. Para nadie es un secreto que la reducción de liquidez en el primer mundo causa efectos colaterales negativos en las economías emergentes.

Hasta ahora esa distorsión en la oferta de liquidez ha favorecido a los inversionistas institucionales. Han podido obtener altos retornos en contextos de baja volatilidad, explicada por la expectativa de que los bancos centrales inyectarán toda la liquidez que haga falta para evitar que los mercados financieros salgan de curso.

Cuando dejen de cumplirse los axiomas los inversionistas comenzarán a vivir situaciones de riesgo asimétrico: los potenciales retornos no serán suficientes para compensar los riegos asumidos. Esto lo entienden bien quienes han tenido efectivo disponible y la intención de comprar acciones estadounidenses en 2019, pero no han encontrado el momento oportuno para hacerlo. Pocos se atreven a entrar en lo que podría ser el final de un mercado alcista, que en pocos meses podría cumplir once años de existencia.

Para este contexto de caducidad de axiomas El-Erian recomienda rebalancear las carteras institucionales y tomar como referencia la información producida por analistas económicos y especialistas en ciencias conductuales, que pueden clarificar el impacto de la desglobalización en sectores industriales específicos. Esto implica, en muchos casos, reducir la exposición a acciones y bonos de oferta pública, y participar en operaciones de crédito directo a actividades de la economía real, como puede ser el financiamiento de oleoductos o infraestructura portuaria.

El-Erian sostiene que si bien no hay certidumbre absoluta sobre la caducidad de los axiomas, los inversionistas institucionales deben considerar en sus construcciones de escenarios que algunos eventos considerados impensables pueden convertirse en realidades cotidianas.


Carlos Jaramillo, director académico del IESA.

Este artículo ha sido publicado en alianza con Arca Análisis Económico.

Suscríbase al boletín de novedades aquí.