En el espejo africano

329
Fotografía: Annie Spratt / Unsplash

Entre pobreza, hambre, elecciones manipuladas, militares enquistados en el poder, terrorismo, migraciones forzadas y tráfico de personas, y monedas y derechos ilusorios, parece obligado mirarse en el espejo africano. Pero eso no es todo en el llamado continente madre. A veces, la inspiración viene de donde menos se espera.

María Gabriela Mata Carnevali / 9 de octubre de 2020


 

Mucho se habla de la africanización de Venezuela, como el triste legado chavista. La comparación pretende ilustrar el profundo grado de destrucción nacional. Los índices no mienten. Tras cinco años de empobrecimiento acelerado, el país se parece más a algunas naciones africanas que a sus vecinos regionales (UCAB, 2020).

Una comparación en el sentido negativo obvia las cosas buenas que ocurren en aquel continente, como la movilización de sus sociedades. Las acciones no violentas en demanda de derechos, justicia y libertad fueron increíblemente enérgicas e inspiradoras en África, donde el despertar popular está captando la atención mundial (Humania del Sur, 2020). En un ejercicio integrador de lo bueno y lo malo que acontece en el continente africano hay siete cosas que merecen atención.

 

1.      Elecciones explosivas y la maldición del tercer mandato

Los presidentes de Guinea y Costa de Marfil, Alpha Condé y Alassane Ouattara, respectivamente, han dado un paso adelante para ser candidatos a las elecciones presidenciales que se celebrarán en ambos países el próximo mes de octubre. Ambos llevan dos mandatos, límite establecido en sus constituciones. Así que recurrieron a la misma polémica estrategia: reformar la carta magna. No es la primera vez que esto ocurre en África occidental; en la última década lo intentaron Mamadou Tandja en Níger, Abdoulaye Wade en Senegal y Blaise Compaoré en Burkina Faso. Pero a los tres les salió mal la jugada. La llaman «la maldición del tercer mandato», porque suele traer aparejadas protestas, represión y muertes (Naranjo, 2020).

 

2.      Yihadismo: la amenaza más virulenta contra la paz y la seguridad

Además de las siempre presentes luchas personales por el poder, la insatisfacción con los distintos gobiernos por ineficacia y corrupción, y los choques entre grupos étnicos y religiosos aumentan notablemente el potencial de conflicto en muchos países africanos. De especial cuidado resulta la propagación del Islam radical.

La violencia yihadista se ha convertido en una de las mayores amenazas para la seguridad en múltiples partes de África. Las recientes escaladas en Somalia, Burkina Faso y Mali son un recordatorio de la virulencia del problema. Pero hay otros puntos calientes con una gran capacidad de propagación: Nigeria, con Boko Haram; Mozambique, cada vez más afectado por las acciones del grupo Al Shabab, que opera en el norte del país; y la República Democrática del Congo, donde el grupo rebelde ADF recientemente prometió lealtad al Estado Islámico (Lakemann y Lierl, 2020).

 

3.      ECO: el proyecto de moneda común en África occidental

En julio de 2019 los jefes de Estado de los quince miembros de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) acordaron presentar una moneda común en 2020; proyecto de vieja data que lo único que tiene claro es el nombre (Rodríguez, 2019): se llamará ECO, por las siglas en inglés de esta comunidad (Ecowas). La inminente fecha contrasta marcadamente con los desafíos que enfrenta la región, en cuanto a diferencias en grado de desarrollo y el pasado colonial. La Cedeao reúne antiguas colonias británicas y francesas; y los Estados francófonos ya comparten una moneda común, el franco CFA, vinculado al euro y garantizado por Francia.

El economista senegalés Abdourahmane Sarr, consciente de los contrastes, considera que «a corto plazo, Nigeria y Ghana deberían mantener sus propias monedas, visto su peso y sus divergencias macroeconómicas y estructurales con los otros países», especialmente los que utilizan el franco CFA. Sin embargo, no tiene mucho sentido hablar de una moneda común y partir con excepciones. Otros expertos señalan que es menester considerar un «federalismo presupuestario» para cuando algún país se encuentre en apuros, y de esto no se ha hablado hasta ahora. Así planteada la cuestión, pareciera destinada a repetir los mismos errores de la zona euro (Rodríguez, 2019).

 

4.      El poder de la gente

Las poblaciones africanas asumen con excepcional vitalidad interesantes iniciativas para mejorar su entorno, haciendo uso de la cuota de poder que les es inherente en el marco de su cultura específica. Una de sus luchas es por la democracia.

Los movimientos populares opuestos a los regímenes de Argelia y Sudán, por ejemplo, obstaculizan la regresión contrarrevolucionaria experimentada por el mundo árabe desde 2011-2012. En ambos casos, los poderes construidos alrededor del estamento militar encuentran en la gente movilizada un freno a su pretensión de monopolizar la transición. Algo parecido sucede en Zimbabue, donde la crisis económica ha borrado el entusiasmo inicial por el retiro del poder de Mugabe y la gente ha decidido manifestar su descontento en las calles (Mata Carnevali, 2020).

 

5.      Vientos legales de cambio: lucha contra la desigualdad de género y la discriminación

Junto a la lucha por una verdadera democracia se encuentran otras causas que movilizan a los africanos, como las luchas contra la pobreza, por la transparencia en el manejo de los dineros públicos y contra la desigualdad de género y la discriminación de las minorías.

Los derechos de propiedad y las reglas de herencia, por ejemplo, son cuestiones muy polémicas. Se han visto gobiernos disolverse por reformas de las leyes de familia y sucesiones. Sin embargo, algunos dan pasos valientes en este sentido al calor de las acciones de la sociedad civil organizada.

Mozambique aprobó en 2019 una ley que penaliza el matrimonio infantil y Costa de Marfil está a punto de aprobar una reforma a la ley de matrimonio, que favorece la administración conjunta de la propiedad conyugal y reconoce el derecho de las mujeres a heredar en caso de que el marido muera. Sin embargo, en el continente en general persisten importantes lagunas en la legislación sobre las uniones consuetudinarias y religiosas, y el matrimonio entre personas del mismo sexo, que algunos siguen considerando un hecho punible con la muerte (Lakemann y Lierl, 2020).

 

6.      Venezuela en la ruta de los migrantes hacia Estados Unidos

Recientemente se descubrió que Venezuela era una puerta de entrada para el tráfico de migrantes africanos con rumbo a Estados Unidos. El fenómeno ha logrado pasar inadvertido hasta ahora. Las organizaciones internacionales no se han pronunciado y el gobierno venezolano esconde las estadísticas. Pero el desmantelamiento de una organización criminal en Brasil reveló la existencia de una red que trafica personas que intenta salir de África y Asia, y opera desde Venezuela hacia Estados Unidos (Efecto Cocuyo, 2020).

 

7.      Golpes de Estado

Los golpes de Estado han sido numerosos en África. La cuenta desde 1956 hasta 2015 ascendía a 221 golpes de Estado registrados, 92 de ellos exitosos (Navarro, 2017). Si bien en los años noventa se observó una tasa de éxito mucho menor que las de las décadas anteriores, ello no significó una reducción significativa en la propensión de los militares africanos a intentar golpes. Los nuevos gobiernos democráticos, débilmente institucionalizados, resultaron tan propensos a sufrir golpes como los débiles regímenes unipartidistas y militares de la época de las independencias.

La Organización de la Unidad Africana reaccionó en el año 2000 con la declaración de Lomé, que prohíbe los cambios inconstitucionales de gobierno en el continente. En consecuencia, algunos de los más recientes golpes de Estado, como los ocurridos en Guinea (2008), Madagascar (2009), Níger (2010), RCAfricana (2013) o Burkina Faso (2015), resultaron con el no reconocimiento de la UA de los gobiernos golpistas, la suspensión de esos países del organismo regional y la imposición de sanciones a sus líderes, lo cual condujo al retorno constitucional y abrió escenarios de transición política y realización de elecciones (Navarro, 2017).

En plena pandemia, en agosto de este año, el presidente de Mali, en el poder desde 2013, fue objeto de un golpe que lo obligó a dimitir. «No deseo que se derrame más sangre por mantenerme en el poder», dijo Boubakar Keita en una declaración televisada (La Vanguardia, 2020). La prometida transición se retrasa para disgusto de la sociedad civil que, con sus movilizaciones, preparó el terreno para la caída. Al menos Keita fue sensato y pensó en evitar mayor pérdida de vidas (France 24, 2020).

 

Un espejo que inspira

Entre pobreza, hambre, elecciones manipuladas, militares enquistados en el poder, terrorismo, migraciones forzadas y tráfico de personas, y monedas y derechos ilusorios, parece obligado mirarse en el espejo africano. A ver si nos inspira el espíritu de lucha de sus sociedades, y nos ponemos también en movimiento.

 

Referencias

  • Efecto Cocuyo (2020): «El misterio de los migrantes africanos que pasan por Venezuela». 28 de mayo. https://efectococuyo.com/venezuela-migrante/el-misterio-de-los-migrantes-africanos-que-pasan-por-venezuela/
  • France 24 (2020): «Mali: primer fracaso de la Junta Militar tras el golpe de Estado». 29 de agosto. https://www.france24.com/es/20200829-mali-fr(2020)acaso-junta-militar
  • Humania del Sur (2020): «Sociedad civil en África». No. 28 (15). Enero-junio. http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/humaniadelsur/issue/view/1458
  • La Vanguardia (2020): «El presidente de Mali anuncia su dimisión tras el golpe de Estado». 20 de agosto. La Vanguardia Internacional. https://www.lavanguardia.com/internacional/20200819/482906971219/presidente-mali-dimision-golpe-militar-boubacar-keita.html
  • Lakemann, T. y Lierl, M. (2020): «Ten things to watch in Africa in 2020». GIGA Focus Africa. German Institute for Global and Area Studies. https://www.giga-hamburg.de/en/publication/ten-things-to-watch-in-africa-in-2020
  • Mata Carnevali, M. G. (2020): «El poder de la gente en el África contemporánea y el nuevo orden mundial». Humania del Sur. No. 28 (15): 109-130. http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/humaniadelsur/article/view/16460
  • Naranjo, J. (2020). «Presidentes africanos que se aferran al poder». El País. 7 de agosto. https://elpais.com/internacional/2020-08-07/presidentes-africanos-que-se-aferran-al-poder.html
  • Navarro, I. (2017): «Golpes militares en África». Africaye. https://www.africaye.org/golpes-militares-en-africa/
  • Rodríguez, M. (2019): «Eco, la moneda única de África occidental de la que sólo está claro el nombre». 11 de noviembre. Agencia EFE. https://www.efe.com/efe/america/economia/eco-la-moneda-unica-de-africa-occidental-que-solo-esta-claro-el-nombre/20000011-4108128
  • UCAB (2020): «Encuesta nacional de condiciones de vida 2019-2020». Universidad Católica Andrés Bello. https://www.proyectoencovi.com/informe-interactivo-2019

María Gabriela Mata Carnevali, profesora del Área de Relaciones Internacionales y Globales, Universidad Central de Venezuela / @mariagab2016